Sobre el auge del e-commerce y de la aplicación de tecnología para la mejora de la gestión logística se expuso en dos charlas organizadas por el CGIN

Sobre el auge del e-commerce y de la aplicación de tecnología para la mejora de la gestión logística se expuso en dos charlas organizadas por el CGIN

Ambos encuentros se realizaron en el marco de la cátedra Aplicaciones Prácticas de Sistemas de Información para los Negocios, que dictaron los profesores del DCS Christian Cancino, Sigifredo Laengle y Gustavo Zurita a alumnos de pregrado.

A fines de abril, los académicos miembros del Centro de Gestión de Información para los Negocios (CGIN) dieron inicio a este curso, cuyo objetivo, en primera instancia, fue abordar los conceptos clave al crear un modelo de negocios, como puede ser el caso de una Start-Up. En esta cátedra, el profesor Christian Cancino se enfocó en explicar cómo surgen ciertas compañías y obtienen financiamiento; así como los obstáculos que deben sortear.

Para abordar esta realidad de manera práctica y entender “cómo desde las políticas públicas hay instituciones que están fortaleciendo a emprendedores con foco en innovación y aplicación de sistemas de información y tecnología”, dijo el profesor Cancino, se presentó el caso de ProChile, institución perteneciente al Ministerio de Relaciones Exteriores encargada de la promoción de la oferta exportable de bienes y servicios chilenos. También, se expuso la historia de la empresa SimpliRoute la que, por medio de algoritmos matemáticos, permite planificar rutas de forma sencilla, pero de manera inteligente.

E-commerce y ProChile

Claudio Vargas, jefe de E-commerce de ProChile fue el encargado de contar cómo funciona el vínculo de esta organización con otras economías del mundo. Indicó que “pese a que 10 mil empresas chilenas exportan bienes y servicios, esto es muy poco, sobre todo si nos enfocamos en las pymes”. Agregó que esto se refleja en que la cifra no alcanza ni al 1,2% del total de empresas, en relación con los países desarrollados que llega al 20%.

En medio del actual contexto del brote de Covid-19, dijo que en China el e-commerce tuvo un crecimiento del 400%, lo que se debe también a que el 53% de la población mundial está conectada. En este ámbito, dijo que, luego de que amaine esta crisis, las personas terminarán adaptándose a comprar bajo este formato.

“En China, pronostican que al 2025 el 70% del comercio va a ser online. En este aspecto, la población, al igual que en Estados Unidos, está muy preparada. Distinta es la situación que se vive en nuestro país. Claudio Vargas dijo que estamos pasos más atrás: “El gran problema del e-commerce que tiene nuestro país tiene que ver con el proceso logístico”.

Entendiendo que este aspecto es muy importante, hace más de un año comenzaron con una solución tecnológica digitalizando la oferta exportadora por medio del e-commerce, lo que les ha generado a sus empresas participantes sumar alrededor de USD 200 mil en ganancias. “Nuestra idea es facilitarles y educar a las empresas el e-commerce, para que logren hacer negocios”, dijo Vargas.

Subrayó que la importancia de este formato radica en que “democratiza el proceso”; se manejan distintos costos operacionales versus el comercio tradicional, que en muchos casos es más bajo, y se eliminan los intermediarios.
Para ello destacó que se debe poner énfasis en los cuatro pilares del e-commerce: el medio digital, las opciones de pago, la logística y el marketing digital.

Logística

Para ejemplificar el surgimiento y desarrollo de una idea en negocio, Alonso Olate, co-fundador y gerente de Producto de SimpliRoute, habló sobre el surgimiento de la compañía en 2015, sus riesgos y cómo llegaron a proveer el servicio de optimizar los procesos vinculados a la logística, utilizando sistemas de georeferenciación.

Olate comentó que SimpliRoute partió gracias a un proyecto elaborado por él y Álvaro Echeverría, miembro del Instituto de Sistemas Complejos de Ingeniería de la Universidad de Chile, con los bomberos de Santiago. Este buscaba elaborar las rutas, optimizando el tiempo de llegada a los incidentes. Olate dijo que resultó bien en este contexto, por lo que decidieron llevarlo al ámbito de la gestión logística, armando SimpliRoute. Luego, postularon a Start-Up Chile y 500 Start-Up de Silicon Valley. Levantaron capital e iniciaron la etapa comercial, incorporando a los primeros clientes.

Olate señaló que en el proceso logístico existe el problema de ruteo. Para el envío de productos, los clientes tienen “distintas exigencias horarias y están distribuidos en distintos puntos de la ciudad”. Al mismo tiempo, una determinada empresa puede contar con una flota diversa, que considere camiones grandes, chicos, medianos. “Llegar a la combinación correcta es bastante compleja”, y que puede significar hasta el 30% de los costos.

En este aspecto, SimpliRoute aporta inteligencia a la cadena logística del pedido. Además, “damos soluciones a los repartidores, para ver qué ruta cumplir y en qué horario”, dijo. Olate añadió que la plataforma se alimenta de esta información y los clientes pueden ver la ruta del pedido. “Toda esta tecnología que ofrecen grandes empresas, como Amazon o UPS, lo ofrecemos nosotros con un costo mensual”.

Olate indicó que hoy se encuentran en el proceso de posicionarse en el mercado de Latinoamérica. Pese a los problemas que les ha significado el brote de Covid-19,  señaló que siguen con el plan de crecimiento, pero abriendo camino, potenciando el canal online.

Ante el actual escenario, Olate dijo que si bien han perdido algunos clientes, también ha aumentado la demanda de la compra online. “Hemos visto un movimiento comercial en que hemos logrado cerrar negocios con clientes que necesitan tecnología de ruteo y reparto de bienes de primera necesidad”, manifestó y destacó: “Nos estamos adaptando al escenario. Hay una oportunidad en esto que está pasando”.

 
Volver